jueves, 21 de octubre de 2010

El Mal Hábito de la Difamación

Por Hno:. Jesús M. García Vázquez

            Siempre recordaré la grata impresión que dejaron en mí, Don Cayetano Guerrero y Felipe Soler. Hermanos de mi Logia “Montecristi”, que vivieron más de 90 años y sufrieron grandes adversidades de la vida. Sin embargo, llevaron una vida feliz y fueron merecedores del respeto y la consideración de todos en el pueblo. Eran de porte venerable, rostros apacibles que reflejaban la serenidad y la bondad del alma. Formas de hablar mesurada y respetuosa.
 
           
 En cierta ocasión les pregunté: ¿Cuál era el secreto de esa vejez tan dulce, mentes tan despejadas y esa serenidad espiritual?. Ambos concordaron en contestarme: “Nunca le prestamos demasiada atención a las adversidades de la vida y nos enfrentamos a ellas con fe y entusiasmo. No dimos cabida en nuestros corazones a resentimientos malévolos y jamás dejamos que la ira se apoderara fácilmente de nosotros”.
 
            También estuvieron de acuerdo en contestarme, y lo exponían como una virtud personal, “que tampoco practicaron la mala costumbre de censurar y difamar de los demás”. Ninguna costumbre de la naturaleza humana es tan vulgar y perversa, como la de juzgar y difamar de los demás. Todos hemos sido alguna vez culpables de esa crueldad y a veces muchos de nosotros hemos sido sus víctimas.
 
            “No levantarás falso testimonio contra tu prójimo”, dice el octavo de los Diez Mandamientos. Es, sin embargo, el que todos violamos con más frecuencia. Jesucristo, en su inmensa obra redentora de enseñarnos a vivir con armonía y perfecta convivencia social, nos legó: “No juzguéis para no ser juzgado”, no obstante, quebrantamos este útil y sabio consejo del Redentor continuamente.
 
            ¡Qué daños irreparables se han causado a personas inocentes por la atolondrada complacencia en este vicio!.
 
            En una oportunidad el Rey Salomón le impuso como castigo a un rico mercader que había difamado de una hermosa judía, por el sólo hecho de rechazar ésta sus propuestas amorosas, el de subir a lo alto de una montaña y en ese lugar aventar al viento las plumas contenidas en dos bolsas, y cumplido este cometido se presentase ante él. A los pocos días, después de cumplir con lo ordenado, el difamador se presentó ante Salomón y le expuso que había cumplido con el castigo impuesto.
 
            El Rey Salomón le dijo al calumniador: “Ahora ve a recoger las plumas”. “Pero eso es imposible mi Rey, contestó el mercader”.  Ha soplado mucho viento y las plumas están esparcidas y sería imposible recogerlas”. “Así es”, contestó Salomón, y así ocurre con las palabras calumniadoras que dijiste contra esa mujer, son como esas plumas que desparramadas por el viento son imposibles recoger”.
 
            El mal hábito de censurar a los demás es una medida defensiva tan arraigada en nuestra naturaleza humana que, según dicen los psicólogos, para descubrir los puntos débiles y las faltas de un hombre basta observar las faltas que este ve en los demás.
 
            La falta de compasión que cometemos en censurar al prójimo nace del desconocimiento que tenemos, en la mayoría de las veces, de las causas de aquellos actos que condenamos. Debíamos tener siempre presente el proverbio chino: “No te inquietes por ser mal comprendido, inquiétate más bien por no ser comprensivo”. En nuestras relaciones diarias con los demás, cometemos constantemente el pecado de empañar el prestigio y la reputación ajena por no haber averiguado profundamente y mirar compasivamente el conflicto que los agobia.
 
            La idea que preconcebimos irremediablemente proyecta su prejuicio sobre los hechos o personas en cuestión, y ya todo lo vemos bajo la influencia de nuestro pensamiento y no hay quien nos aparte de nuestra opinión. En nuestra vida diaria nos comportamos así, juzgamos las circunstancias y las personas según la escala de valores que llevamos dentro. Esos prejuicios ocultos nos causan enfrentamientos y malentendidos, sufrimos nosotros mismos y hacemos sufrir a los demás por las opiniones falsas que nos hemos formado y las actitudes inocentes que hemos interpretado mal.
 
            Una forma de cortar el paso a los juicios precipitados es el de preguntarnos: ¿No hubiera sido yo tan malo, o peor de haberme encontrado en las dificultades y tentaciones por las que él ha pasado?. El hábito de juzgar al prójimo tiende a descubrir en nosotros uno de los defectos peores que existe en el ser humano: “La vanagloria de nuestra actitud”. Creemos que somos buenos y mejores cuando descubrimos tanto mal en los demás. El reproche clásico de Jesucristo a los que se erigen en jueces fue: “Que el que esté limpio de culpa arroje la primera piedra”. El apóstol José Martí sentenció: “El que degrada a los demás, se degrada a sí mismo”, “Infamar a un hombre es infamar a Dios”, “El hierro no se ha calentado todavía a fuego bastante intenso para marcar la frente del primer infame”.
 
            El vicio en el mal hábito de difamar a los demás es como especie de un flagelo que atenta contra la moral y las buenas costumbres. A pesar de la inclinación de nuestra naturaleza humana hacia esta abominable costumbre, las crisis económicas sirven de alimento a este perverso vicio.
 
            En las crisis económicas se sufre de la pérdida de los valores humanos, y por consiguiente traen consigo la peor de las miserias, la miseria humana. Es una miseria totalmente distinta, pero no menos horrible. Es una miseria que corrompe el alma, el sentido del honor y de la dignidad. Las primeras en ser contagiadas y sufrir de esta especie de peste moral, son las mujeres que, en casi todas las naciones, son el baluarte más débil contra el vicio y la puerta abierta a todo mal.
 
            Compartimos la responsabilidad de los juicios equivocados cuando le prestamos oído. Recordemos, que por muy cierto que parezca ser la culpa de otro, pueden existir circunstancias atenuantes. Los indios Sioux observaban la costumbre de la buena murmuración, un valiente a punto de partir para visitar otras tribus, alzaba las manos al cielo y rezaba: “Gran espíritu, haz que nunca juzgue a otro sin haber caminado dos semanas con sus mocasines”.
 
            Enfoquemos al revés la costumbre de juzgar al prójimo y observemos sus virtudes en vez de sus faltas. Desarrollemos el hábito de ver lo bueno que existe en los demás y comentémoslo. Practiquemos la costumbre de la buena murmuración. Es asombroso cuando engrandece nuestras propias almas el hábito de descubrir lo bueno que poseen los demás.
 
            Miremos el rostro de un difamador, cuando está emitiendo un mal juicio sobre alguien y veremos lo descompuesto y avinagrado que lo tiene. Observemos la cara de una persona cuando está hablando bien de otra y notaremos cómo se le inunda el rostro de bondad. Dejemos al G:.A:.D:.U:., todo juicio sobre los pecados ajenos.
            Atribuirnos las funciones del Creador es pecar de presuntuosos e irreverentes. “La división de los hombres en justos y pecadores se hará el último día” -nos dijo en una ocasión el Padre José en la Parroquia de Los Palacios. Hasta entonces nos está prohibido hacer la clasificación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.