domingo, 22 de agosto de 2010

Hermanos de "Montecristi"

VH:. Antonio Valdés Valdés


Por Hna. María Teresa Rodríguez y Hno. Jesús Marcos García


Nació el 6 de Octubre del año 1868 en Consolación del Sur, Pinar del Rio. Siempre se creyó que Don Antonio era hijo de la Casa-Cuna, por su doble apellido de Valdés. Resultado que su padre, español, que se llamaba Antonio Fúster, llegó a Cuba como polizonte abordo de un barco español y al estar indocumentado no lo pudo reconocer dándole su apellido y lo hizo hijo de la Casa de Beneficencia, recibiendo, como era costumbre en ese centro benéfico, el doble apellido de Valdés.

Oriundo de una familia humilde se vió en la necesidad de trabajar muy duramente desde temprana edad. Realizó los oficios de bodeguero, dulcero, contador, etc.

Su inteligencia natural y su vocación por la noble labor de enseñar y educar lo llevaron a ser maestro público en la localidad de Los Palacios. Se casó tempranamente con la Señorita Coleta Falero, de cuyo matrimonio nacieron doce hijos.

Fue un hombre humanista, legítimamente fraternal y religioso. Su inspiración y amor a la patria lo llevaron a ser un poeta, cuyos versos “Martí”, “A la Bandera Cubana” y “A José Martí”, le rinden homenaje a la enseña nacional y al Apóstol.

El 16 de Abril del año 1906 es fundada en los valles palaceños la actual Logia “Montecristi”. En sus inicios “Montecristi” pertenecía al Serenísimo Gran Oriente de Cuba. La Gran Logia de la Isla de Cuba, hoy Gran Logia de Cuba de AL y AM, al percatarse de la invasión en estos valles de aquella Gran Logia, deciden contrarestarla, fundando una logia bajo su obediencia. Para estos fines solicitan de los ciudadanos Antonio Valdés Valdes, Alfredo Valdés Viñas, Feliberto Azcuy Pérez, Tomás Calderón Romero, José de la Luz Román Morejón y Juan Martínez Pérez, dignos ciudadanos radicados en este pueblo, que se inicien en la Logia “Luz de Candelaria”, obtengan el ascenso y la exaltación al Sublime Grado de Maestro y después soliciten Carta de Retiro para llevar a efectos la fundaciòn de una logia.

Con fecha 21 de Agosto del año 1907 son iniciados en “Luz de Candelaria”, ascendidos a Compañero Masón el 28 de Agosto y exaltados al Grado de Maestro Masón el 31 de Agosto de ese propio año. Solicitando Carta de Retiro al siguiente día, o sea, el 1 de Septiembre. Conjuntamente con el Hno. Fernando Aladro Morales de la Logia “Luz de Occidente”, que hacen los siete Maestros Masones exigidos para fundar una logia, fundan el 17 de Septiembre del año 1907 la Logia “Luz de Los Palacios”. Esta logia se disuelve el 30 de Octubre del año 1910.

Comenzando el año 1911 sin masonería organizada en Los Palacios, ya que “Montecristi”, había batido columnas el 26 de Junio de ese año y la Logia “San Andrés”, que funcionaba en Paso Real lo hizo en Diciembre.

El 4 de Abril del año 1912 se reorganizan nuevamente, con el nombre “Montecristi”, y es elegido el VH: Antonio Valdés Valdés su Venerable Maestro. En el año 1915 nuevamente se disuelven. En la reorganización del año 1924, última hasta el día de hoy, se encontraba Don Antonio entre aquellos hermanos. En la masonería palaceña ocupó los siguientes cargos: Años 1907 a 1910, Venerable Maestro de la Logia “Luz de Los Palacios”; Años 1912 a 1915, Venerable Maestro de la Logia “Montecristi”; Años 1924 a 1927, Primer Vigilante de la Logia “Montecristi”; Años 1928 a 1932 su Venerable Maestro; Año 1933, Orador; Año 1934, Representante; Años 1935 a 1937, Orador. Siendo el año 1937 el último año que ocupa funciones en la logia, por haberse trasladado para La Habana y tener la salud quebrantada.

Hoy, a tantos años de esos hechos, nos percatamos de lo que motivó los continuos fracasos de aquellos hermanos en levantar columnas masónicas en estos valles... y mantenerlas. Todo se debió a la falta de experiencia en el ejercicio y desenvolvimiento del trabajo masónico.

Es imposible que unos hombres, por muy cultos que sean, en un lapso de tiempo de diez días, como sucedió con Don Antonio y sus hermanos, estén lo suficientemente preparados para fundar una logia y encauzarla por los caminos correctos. En igual sentido sucedió con “San Andrés” de Paso Real y “Montecristi”, en sus primeros pasos.

La muerte sorprendió a Don Antonio en su domicilio de la Calle Cádiz No. 11, en La Habana. Los periódicos de la época informaron de su muerte y velorio, y en los cintillos de la prensa se lee que el duelo lo despidieron los hermanos masones, Comandante Rogelio López y Claudio Ferrer y que se encontraban presentes entre los asistentes los Hermanos Ramón Fiallo Borges, Antonio Rodríguez Santos, Emilio Puentes, Raúl Ferrer, Ventura Arteaga y Nazario González Naredo, entre otros.

Al VH: Antonio Valdés Valdés le llamaban “el mentor de la masonería vueltabajera”, tanto por su antigüedad en la institución, como por sus valiosas actividades desplegadas.

En su tiempo mantuvo estrechas relaciones con los grandes de la época: Martín Herrera, Saturnino Martínez, los Hermanos Llansó, Fernando Figueredo Socarrás, Sánchez Curbelo, Fermín Valdés Domínguez, entre muchos. Hombres que hoy son recordados con legítimo orgullo.

Si hoy en nuestra municipalidad existen cinco logias fraternales y la fraternidad cada día avanza a pasos agigantados, debemos recordar siempre con profundo agradecimiento a esos pioneros que dieron los primeros pasos. A hombres como Don Antonio y Carlos Llauró.

La Orden Caballeros de la Luz ha perpetuado eternamente la memoria del Hno. Antonio en estos valles palaceños, al imponerle a una logia fundada por ellos en el año 1946 el patronímico de “Antonio Valdés Valdés”.

Don Antonio se ha de sentir, a la diestra de Dios como ha de estar, muy complacido, porque su labor no ha sido olvidada y más de un centenar de hombres, en ese templo que lleva su nombre, han hecho posible que su nombre se mantenga en esta comunidad palaceña hasta el día de hoy y traspase las fronteras del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.