domingo, 10 de octubre de 2010

Excursión de la Resp., Logia "Montecristi"

Visita a la Gran Logia, Asilo Masónico y Centros de Recreación

Por el Hno:. Jesús M. García

Después  de vencer una serie de dificultades, el domingo día 31 del mes de Mayo del año 1998, la Resp., y Meritoria Logia "Montecristi" realizó la anhelada excursión a la Gran Logia, al Asilo Masónico "Llansó" y a centros de recreación.

Edificio de la Gran Logia Masónica, sede de la
masonería cubana, en la ciudad de La Habana.
A las 6:00 a.m., se partió de la logia en un omnibus fletado a la Empresa de Omnibus de Los Palacios. El omnibus posee asientos para 38 personas sentadas, sin embargo fueron a la excursión, entre mujeres y niños, 83 personas. Ocuparon los asientos los hermanos de mayor edad y  las mujeres, quienes cargaron a los niños. Los demás hicieron el viaje de pie.
A las 8:15 a.m., se llegó a la Gran Logia. Después de desayunar en el omnibus y tomar los refrescos y el café que se había preparado, hicimos entrada en el monumental y hermoso edificio, sede de la Masonería Cubana. Nuestra primera visita fue al Museo Masónico en el tercer piso. En el museo fuimos atendidos fraternal y gentilmente por el VH:. Duvalón, Director del Museo. En este lugar que atesora tantos documentos y objetos de interés, tuvimos contacto con parte de la historia independentista de nuestra patria.


Hermanos que participaron en la excursión.

Omnibus de la excursión.


Visita a la Gran Logia - Mayo 31, 1998.
En el interior del edificio de la Gran Logia, junto a la
maqueta del edificio. De izq., a derecha, Hermanos
Jesús Marcos García y José A. Ipsán. Al fondo el Hermano
Manuel Amarán García.
Observamos objetos personales de los próceres y documentos que nos dicen la verdad sobre pasajes de la historia de Cuba. Llamó grandemente la atención la urna que contiene el mandil y el collarín que perteneció al VH:. José Martí, la mascarilla fúnebre del VH:. Máximo Gómez y su traje de gala, la celda donde fueron encerrados los estudiantes de medicina fusilados en el año 1871, el primer carro de bomberos que existió en la Habana Colonial, tirado por caballos.

También fue de gran atención la vitrina que contiene documentos, retratos, condecoraciones y objetos personales de la familia Santa Cruz y Masvidal de la Gándara, Marqueses de la Gándara, y la disertación sobre esta familia que ofreció el VH:. Duvalón. La observación de estos objetos y la disertación ofrecida cobran mayor atención, porque en estos momentos la televisión cubana está ofreciendo en su espacio estelar de los martes, jueves y sábados la tele-novela cubana "El Eco de las Piedras". Estando basada esta novela en los fenómenos sociales de la época que  convulsionaron a esa familia y la conspiración Masónica del año 1812, lidereada por el VH:. Román de la Luz y el liberto José Antonio Aponte.

Después se pasó al colosal salón de actos "Benito Juárez", donde sesiona la Gran Logia, el Parlamento Masónico. Se visitó el salón de los Ex-Grandes Maestros. Uno de los lugares más bellos del edificio. En este lugar, además de poseer un fino y llamativo mobiliario, se encuentran los retratos al óleo de todos los Grandes Maestros que ha tenido la Masonería Cubana. Seguimos hacia arriba y llegamos al onceno piso, lugar donde se encuentran la Gran Secretaría y los despachos del Gran Secretario y el del Gran Maestro. Estos despachos son obras maestras de ebanistería realizada sobre maderas preciosas.

Entramos al Salón del Consejo. Un salón de forma rectangular y donde se encuentra una  gigantesca mesa de forma cóncava, donde se reúne el Gran Maestro con su gabinete y se toman las grandes decisiones para el gobierno de la masonería. Salimos a la azotea y desde esta altura observamos la ciudad de La Habana.

Visita al Asilo Masónico "Llansó" - Mayo 31, 1998.
De izq., a derecha: Hermanos Francisco González Hano,
Gabriel Fernández Redonet, (albergado), Gerardo
Hernández Díaz, Hayes Palacios, Armando Cruz Cordero,
José A. Ipsán, Juan Díaz, Antonio A. González (Manolo
el Gallego, albergado), José A. González Ponte y Jesús M.
García.
De la Gran Logia nos dirigimos al Asilo Nacional Masónico "Llansó", en Arroyo Naranjo.

En este centro asistencial masónico conversamos con la administración del mismo y nos preocupamos por su funcionamiento. Fue objeto de atención la limpieza existente, la atención a los asilados, así como el mantenimiento y áreas verdes del mismo a pesar de su inmensidad (el asilo más grande de Cuba).
En el asilo la Logia "Montecristi" tiene dos albergados, los hermanos Gabriel Fernández Redonet, el hijo del VH:. José María Fernández (el dueño de la fonda), y Antonio Manuel González Dago, (Manolo el gallego), que trabajaba en el tejar y siempre se sentaba en el Club Hispano Cubano. Estos hermanos nos recibieron con lágrimas en los ojos por la emoción que les propiciamos, todos nos abrazamos con ellos y nos tomamos fotos. Sus presencias físicas son inmejorables, aseados y bien vestidos. El VH:. Gabriel con bastantes libras de más, ya no utiliza el bastón para caminar y se encuentra muy ligero y alegre. Cuánta diferencia hay en aquel Gabriel que veíamos por las calles del pueblo caminando lento y apoyado en el bastón, sucio y lleno de melancolía. El VH:. Gabriel nos informó que es posible que pronto se case con una viuda que conoció en el asilo.
Abandonamos el asilo y nos dirigimos a Expo-Cuba y el Jardín Botánico para que las mujeres y los niños se recrearan en estas dos instalaciones recreativas. En estos lugares permanecimos hasta alrededor de las 4:30 p.m., hora en que abordamos el ómnibus  y emprendimos el viaje de regreso a nuestros hogares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.